La muestra internacional "Helpful Art in COVID" exhibe en Praga una selección de 2.000 trabajos de creadores de 60 países aparecidos en redes sociales, un elenco que fue seleccionado por el diseñador checo Pavel Stastny y que muestra la evolución del arte relacionado con la pandemia en el mundo.


Helpful Art in COVID» se desarrolla en el marco del primer festival al aire libre de Praga tras el confinamiento decretado para frenar la expansión del coronavirus.

España, Chile, Venezuela, Colombia o Cuba son algunos de los países de origen de las muy variadas obras que se muestran.

Además de copias de diseños gráficos como dibujos y grafiti obtenidos de redes sociales, hay una colección de mascarillas de famosos y la réplica ampliada, en cristal de Bohemia, del virus COVID-19, regalada por el jefe del Senado checo a la presidenta de Taiwán en su reciente visita a la isla.

Se pueden ver asimismo prototipos de respiradores diseñados por la Politécnica Checa, el vídeo patrocinado por la UNESCO con artistas senegaleses para prevenir la proliferación del COVID-19 en África, y la edición de sellos sobre el coronavirus de la empresa de correos.

Esta exposición de carácter itinerante quiere servir también de agradecimiento a la comunidad internacional de artistas, porque «el arte ayudó y nos sigue ayudando» a sobrevivir, explicó a Efe en Praga Stastny.

ARTE COMO TERAPIA

«Cuando (durante ese confinamiento) estábamos en el sillón de casa, el arte nos despertó, nos hizo sonreír, nos ayudó anímicamente a superar la crisis», resaltó el iniciador de la exhibición instalada en el recinto ferial de la capital checa.

Como ejemplo del poder sanador de la cultura, citó los conciertos emitidos por «streaming» y las bromas alusivas al COVID que circularon por la red, lo que ayudó a «superar el miedo original por la enfermedad», afirmó.

SENTIDO DE CAMARADERÍA

Para el checo, que es responsable del nuevo diseño del Muro de John Lennon en Praga, el arte de la COVID «nos dio un sentido de camaradería a través de las comunidades y de todas las naciones, porque todos empezamos a hacer lo mismo al mismo tiempo, lo que no pasaba desde hacía treinta años».

Se refería así a actividades como «coser mascarillas, llevar comida a asilos de ancianos, poner la atención social en los demás».

En alusión a los días de la Revolución de Terciopelo hace tres décadas, cuando los checos unieron fuerzas para sacudirse el yugo totalitario comunista, Stastny insistió en que desde entonces no había visto ese nivel de solidaridad.

Como autor del logotipo del Foro Cívico, el movimiento ciudadano con el que el dramaturgo Vaclav Havel entró en política y lideró esa transición pacífica en 1989, Stastny fue testigo privilegiado del cambio pacífico del sistema. EFE

Compartí: